Dale ReTWITT

Google+ Badge

lunes

La NIÑEZ y sus cambios


El desarrollo de los niños sufre cambios constantes que día a día presenta distinta realidad.
 Lo que hoy “es y sabe” un niño, muy posiblemente dejará de serlo en unos pocos meses.
Nosotros los padres somos con mucha frecuencia los más sorprendidos pues pareciera que nuestros hijos crecen y maduran sin que podamos siquiera notarlo.
En esta etapa de vida, los cambios físicos y las nuevas habilidades adquiridas, van convirtiendo a esos pequeños niños en personas llenas de energía y capaces de participar muy activamente en las oportunidades que su medio ambiente les ofrece.
Podemos observar que, en relación con su crecimiento, las niñas tienden a ser un poco más menudas desde que nacen y hasta la edad preescolar.
En estos años, advertimos muy pocas diferencias en la anatomía de niños y niñas, pero conforme crecen, notamos que las niñas comienzan a delinear su cuerpo de cierta forma y los varones de otra distinta.


Si bien, la mayoría de las niñas a los 6 años mide en promedio un cm. menos que los hombrecitos, esta situación cambia al llegar ambos a los 11 años, pues las niñas toman la delantera y compiten en peso con ellos.
Un factor del desarrollo que logra incrementarse y adquirir importantes habilidades en la niñez, es el desarrollo motor. Tanto niños como niñas alcanzan sorprendentes habilidades motoras: agilidad, coordinación y fuerza; esto les permite importantes prácticas deportivas y competencias típicas de estos años de vida.
Comenzamos a encontrar en estas destrezas algunas diferencias entre los sexos: sin importar que las niñas sean más grandes los hombrecitos comienzan a lograr mayor fuerza, brincan mejor, y logran mejores marcas en lanzar, atrapar, correr, salto de longitud y bateo, y al llegar la adolescencia, estas diferencias son aún mayores.
Esto se puede explicar por las evidentes diferencias biológicas innatas entre ambos, agudizadas por las costumbres culturales y los roles de género que predispone a unos y a otros en la participación de actividades físicas.
En esta etapa también experimentan cambios en sus habilidades intelectuales, y emocionales. Simplemente van madurando de forma maravillosa. Cuando el niño llega a los 7 años ha entrado (según la teoría de Jean Piaget) a la edad de las operaciones concretas.
Esta etapa se caracteriza por la posibilidad que ahora tienen los niños de realizar operaciones regidas por la lógica.
Piaget describe el pensamiento de un niño en edad preescolar como plagado de contradicciones y errores de lógica; errores que al llegar a la niñez media comienzan a comprenderse con mayor facilidad.
A los 6 ó 7 años, los niños logran comprender aspectos cuantitativos (cantidades) de los objetos y cosas, y la forma en que estos pueden aumentar o disminuir, o conservarse iguales. Si un día ve cocinar un pastel de manzana y observa que originalmente hay 5 manzanas, puede entender que al rato, que ya las pelaron y cortaron en pedazos, continúan siendo las 5 manzanas.
Otro indicador de que ahora su pensamiento es más lógico, es por ejemplo, si observan dos botes con la misma cantidad de agua: si tomamos uno de ellos y lo inclinamos hacia un lado, al cambiar de posición el líquido pareciera que es mucho menos agua que el bote compañero. A esta edad los niños ya pueden entender que si originalmente era la misma cantidad, la nueva posición, aunque luzca diferente, no altera la cantidad.
Estas habilidades para la comprensión del mundo, van adquiriendo mejores cualidades conforme los niños avanzan con su edad; las experiencias vividas les proporcionan importantes conocimientos, que al llegar a los 12 años, les permitirán resolver problemas de mayor dificultad, y podrán entrar en un nuevo terreno, el de las hipótesis y las operaciones formales, un mundo en que el pre-adolescente reúne, finalmente, la generalidad completa de su pensamiento.
Seamos solidarios con nuestros hijos durante esta larga e importante etapa de su desarrollo físico, emocional e intelectual, y permitamos que se adapten, de la mejor forma posible, a su ambiente social y cultural en donde encontrarán retos y desafíos.

3 comentarios:

  1. Hola Anita! Felicidades por tu artículo! me gustó mucho, súper interesante, yo tengo una nena de 9 años y crecen tan rápido q a veces no nos damos cuenra los papás de los cambions q van presentando nuestros hijos, pero gracias a tu artículo, comprendo muchas cosas q no había notado con exactitud! Besos Anita! Gracias por compartir tus conocimientos!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Ana, muy interesante articulo, mis hijas estan pasando por etapas diferentes 8 y 2 años y como madre me cuesta aveces entender que cada edad tiene sus cambios en todos los sentidos emocional,fisico etc. Gracias por el dato nuevamente!

    ResponderEliminar
  3. Anónimo4:50 p. m.

    muy bien un comentario podias poner principalmente los cambios que tiene en la ninez bueno si lo pusiste pero no es lo qe buscaba a y mas claro

    ResponderEliminar

LENGUAJE

Se llama lenguaje a cualquier tipo de código semiótico estructurado, para el que existe un contexto de uso y ciertos principios combinatorios formales.
Existen contextos tanto naturales como artificiales.
El lenguaje humano se basa en la capacidad de los seres humanos para comunicarse por medio de signos. Principalmente lo hacemos utilizando el signo lingüístico. Aun así, hay diversos tipos de lenguaje.
El lenguaje humano puede estudiarse en cuanto a su desarrollo desde dos puntos de vista complementarios: la ontogenia, que remite al proceso de adquisición del lenguaje por el ser humano, y la filogenia.
El lenguaje humano se debe a adaptaciones evolutivas que se dan exclusivamente en seres humanos de la especie Homo Sapiens.
La conducta lingüística en los humanos no es de tipo instintivo sino que debe ser adquirido por contacto con otros seres humanos. La estructura de las lenguas naturales, que son el resultado concreto de la capacidad humana de desarrollar lenguaje, permite de comunicar ideas y emociones por medio de un sistema de sonidos articulados, de trazos escritos y/o de signos convencionales, por medio de los cuales se hace posible la relación y el entendimiento entre individuos.
El lenguaje humano permite la expresión del pensamiento y de exteriorización de los deseos y afectos.

BEBÉS bajo el AGUA

Mi VENTANA al MUNDO

15 frases de PAULO FREIRE

  • 1-Es necesario desarrollar una pedagogía de la pregunta. Siempre estamos escuchando una pedagogía de la respuesta. Los profesores contestan a preguntas que los alumnos no han hecho 2- Mi visión de la alfabetización implica una comprensión crítica de la realidad social, política y económica en la que está el alfabetizado 3- Enseñar exige respeto a los saberes de los educandos y su autonomía 6- Enseñar exige seguridad, capacidad profesional y generosidad 7- Enseñar exige saber escuchar 8- Alfabetizarse no es aprender a repetir palabras, sino a decir su palabra 9- Nadie es, si se prohíbe que otros sean 10 -No hay palabra verdadera que no sea unión inquebrantable entre acción y reflexión 11- La Pedagogía del oprimido, deja de ser del oprimido y pasa a ser la pedagogía de los hombres en proceso de permanente liberación 12-- Decir la palabra verdadera es transformar al mundo 13- Decir que los hombres son personas y como personas son libres y no hacer nada para lograr concretamente que esta afirmación sea objetiva, es una farsa 14- El hombre es hombre, y el mundo es mundo. En la medida en que ambos se encuentran en una relación permanente, el hombre transformando al mundo sufre los efectos de su propia transformación 14- El estudio no se mide por el número de páginas leídas en una noche, ni por la cantidad de libros leídos en un semestre. Estudiar no es un acto de consumir ideas, sino de crearlas y recrearlas 15- Alfabetizarse no es aprender a repetir palabras, sino a decir su palabra

De impacto

QUIEREME COMO SOY